Una experiencia

El arte de liderar

Pensamientos en voz alta

´No hay un único estilo que sea efectivo e idóneo, porque hay muchos; no se trata de decir siempre que “sí” a todo, pues eso es lo más fácil; no se trata de hacer cosas, sino de hacer lo que está bien hacer; no se trata de rodearse de mucha gente, sino de aquellos que aportan por ser auténticos. Y en esa línea, un auténtico líder es aquel que no tiene miedo de estar solo, tiene el coraje de tomar decisiones complejas y sabe escuchar a las personas adecuadas, siendo ecuánime en sus acciones e integro en sus intenciones.

Liderazgo, una experiencia

Docente de Lenguas Extranjeras y desde 2005 dedicada a la Gestión y Dirección Educativa: no se trata de “tiempo” sino de “calidad”. Hacer lo mismo durante mucho tiempo o hacer cosas distintas, con la intención de mejorar, aún pese al riesgo de errar; ahí está la elección.

La palabra que podría resumirme sería: EVOLUCIÓN; incorporando cosas mías, cosas aprendidas, buenos consejos de muchos amigos y reflexiones conjuntas con otros muchos que he ido conociendo en el camino.

Siempre me he considerado docente vocacional de esa bendita edad de la que todo el mundo rehuye llamada adolescencia; pero las circunstancias llamadas oportunidades llegan y decidí asumir el reto de incorporarme a la Dirección del mismo centro educativo. A las cualidades naturales, tuve que incorporar otras aprendidas resultado de formación y muchas horas de vuelo pilotada con amigos que todavía hoy conservo y se dedican a este mundo de la gestión educativa. De mi padre recogí la inquietud por aprender lo que no sé y de mi madre la paciencia por saber esperar cuando no se puede correr. El resto de cualidades se fueron añadiendo, asumiendo con responsabilidad y disfrutando la posibilidad de liderar un Proyecto Educativo, saltando del pasillo del aula a una reunión con profesores o línea directiva, lo cual cobraba con tiempo una cierta naturalidad para todos.

Si “evolución” define mi tiempo hasta ahora, me es difícil encontrar, sin embargo, diferencias entre mi labor docente y como Directora. Parecen cosas muy distintas pero comparten mucho en su esencia; en ambos casos pasamos más del 60% de nuestro tiempo dedicados a estar, trabajar, apoyar y dirigir a otras personas, estudiando decisiones, revisando objetivos, evaluando, aprendiendo algo nuevo, incorporando desafíos con cierta normalidad, flexibilizando donde es conveniente, anclando lo que importa, leyendo los errores desde la marca del aprendizaje, diferenciando con criterio, valorando lo que es oportuno y lo que es valioso conservar. En definitiva, son matices que se comparten, se cruzan de un lado a otro de la línea sin que haya habido un día o un año igual a otro anterior, ni como profesora ni cómo directiva.

La convivencia de la docencia y dirección me ha ayudado a tener un pulso más real de las necesidades y del seguimiento de los cambios implementados. No es obligatorio, pero sí es necesario que el responsable de una organización, tal como una comunidad escolar, no se pierda entre los papeles de un despacho y reuniones enlazadas unas con otras. En otro apartado hablaré acerca de los factores críticos en Dirección pero mi máxima valoración se lo regalo a todo lo aprendido trabajando con y para personas, buscando el equilibrio entre “time consuming” y “time value”.

Cuando inviertes en entender lo que preocupa o lo que es necesario llevar adelante y lo contrastas con distintos puntos de vista, la decisión es más sólida y es mejor respetada. Determinar cuando es “time consuming” y cuando “time value” es saber valorar el contexto, el momento que no necesariamente la importancia de la decisión en sí.

En Dirección he aprendido que a veces lo más insignificante puede llevar a tener un efecto extraordinario en la organización que diriges, es por ello que conocer bien donde estás y que te conozcan como responsable te aportarán valor y respeto; y en esto último el tiempo y el cuidado son los mejores aliados en una carrera de fondo.

“Liderazgo" de hoy y mañana

“Un auténtico líder es …aquel que sabe escuchar a la personas adecuadas, siendo ecuánime en sus acciones e íntegro en sus intenciones”.

Y centrándonos en este aspecto último: SÍ, estamos en momentos de cambio y esto tiene un impacto en el marco de la gestión y liderazgo de organizaciones humanas. Si partimos de la primera premisa, la pregunta sería ¿Cómo estamos gestionando necesidades, visiones y estilos de generaciones tan diferentes en un mismo escenario de trabajo?

En el mejor de los casos nos encontramos con líderes de Generación X dirigiendo a Millennials y personas de Generación Z. Unos trabajan desde la reflexión, otros desde la inmediatez; unos priorizan en logros y metas, otros en la movilidad y socialización; a unos les preocupa las cuestiones políticas y a otros la globalización y medio ambiente. En definitiva nos estamos encontrando con equipos de trabajo diversos, donde incluso la forma de comunicarnos entre nosotros es distinta priorizando en “social media” como forma habitual de relacionarse entre nuestros más jóvenes.

No se trata de valorar lo que está bien o mal, sino de aceptar y reflexionar QUÉ y CÓMO actuamos como Líderes o Responsables de gestión de Recursos Humanos. Hemos de estar atentos a la línea de evolución de lo que la sociedad demanda, siendo conscientes de nuestro contexto de trabajo actual.
World Economic Forum establece como TOP 10 Skills que serán requeridas en los próximos dos años y donde aspectos ignorados como “creativity and emotional intelligence” ahora pasan a estar entre los primeros; mientras “problem solving” sigue y continúa encabezando esta lista.

Sin duda, nuestra 3ª Revolución ha tenido impacto, y ante la avalancha imparable de una tecnificación de procesos de trabajo, el componente humano da la bienvenida a una 4ª Revolución Humanística que llega también para quedarse. La innovación se subestima con la introducción de la programación y tecnología; la innovación bien entendida incluye la relación humana como parte de este progreso y evolución. TODO sigue siendo “problem solving based” pero ahora más que nunca somos responsables de FORMAR y LIDERAR qué destrezas como “critical thinking”, “inteligencia emocional” y “creatividad” tengan su espacio dentro de nuestras burbujas de aprendizaje. Esto es lo que pondrá en valor nuestro poder sobre la robotización, no para ganar ninguna batalla, sino para generar una sinergia que nos beneficie a todos.

Independientemente de la amalgama de generaciones con las que compartimos proyectos y su desarrollo, la organización directiva ha de establecer líneas estratégicas claras donde innovación – organización vayan acompañados de un plan de formación que fomente y pueda anclar destrezas que nuestros equipos humanos necesitan.

Nos encontramos ante un contexto único, una oportunidad que servirá de escaparate para mostrar quién está preparado y quién se queda atrás.

 

“Education is not the learning of facts but the training of the mind to think”

"HOW is WHAT matters"

Más que del “qué” se trata del “cómo” lideramos nuestros equipos y nuestras aulas. A estas alturas de nuestra experiencia profesional, da igual el nivel de responsabilidad, es inconcebible no estar familiarizados con “objetivos, plan de acción, seguimiento, valoración”. Son esquinas que demarcan y limitan de imprevistos nuestro tiempo y nuestra atención, haciendo que sea más eficiente nuestra línea de trabajo. Tanto si somos profesor, como si además lideramos cualquier otro proyecto adicional, departamento ajeno a la docencia o hablamos de otro nivel de responsabilidad, lo que marca la diferencia y hace que sea extraordinaria nuestra labor es el “HOW” y no tanto “WHAT”.

Asistimos al diseño de un nuevo mapa de marco laboral, donde el 35% de las destrezas que hoy son necesarias, volverán a cambiar en los próximos cinco años, como ya se publicó en World Economic Forum en 2015 ; reconocemos con actitud flexible un nuevo mercado laboral donde los equipos de personas trabajan vinculadas a plataformas online y donde la toma de decisión es el resultado final de un ejercicio de medición, evidencia y recogida de datos; minimizando error, aumentando eficacia y maximizando resultado. Si el “qué” parece claro marcada por la línea de la innovación, ahora ha de cobrar protagonismo “cómo” conseguimos convertir nuestro entorno de aprendizaje y trabajo en un escenario inclusivo, donde las relaciones interpersonales se reeducan dentro del prisma de “inteligencia emocional” y donde nosotros, nuestros equipos (alumnos-adultos) son críticos y creativos en la resolución de problemas. Necesitamos atención en la “inteligencia estratégica” que potencie la integración de innovación y el aprendizaje de cómo trabajar con personas.

1 -VISIÓN:

Liderar de forma inclusiva innovación y aprendizaje emocional en un entorno donde creatividad, diseño y pensamiento crítico sean herramientas de trabajo.

2 -INNOVACIÓN:

Innovar con sentido, de forma lógica, planificada, acompañada de formación; en su justa medida, con equipos preparados y objetivos medibles.

3 -EQUIPOS (estrategia Scrum):

Líder, supervisor y miembros del equipo han de tener claro el objetivo del proyecto; proporcionar feedback constante y medido, pasándolo al siguiente equipo especializado que continuará con el desarrollo del proyecto.

4 -COMUNICAR:

Parte de nuestra realidad de hoy es comunicar y hacerlo bien, de forma dinámica, elegante, estudiando qué, cuándo y cómo, según proceda; respetando y cuidando en fondo y forma profesionalizamos algo cuyo efecto permanece.

5 -EVALUACIÓN:

La revolución tecnológica forma parte del mapa de la evaluación: se miden objetivos globales del aprendizaje pero también se recogen datos acerca de procesos, labor diagnóstica, y seguimiento. La evaluación y la tecnología se ponen a nuestro servicio para proporcionar visión global, inmediatez y veracidad en nuestras decisiones

6 -PERSONAS:

Conocer bien con quien trabajamos ayuda a conocer mejor su potencial; equipos con fortalezas que se complementen en un clima de trabajo de alta relación interpersonal, buscando la implicación, tomando el pulso de la realidad que no se nos escape detrás egos y carencias suplantadas.

Opportunity only dances with those that are on the dance floor